Principal2019-08-05T19:37:44+00:00

Quitamos las incertidumbres de los blockchain públicos, para así poder construir la próxima generación de productos ahora.

El problema

Como una compañía de soluciones en blockchain queremos crear productos usando esta tecnología que resuelvan problemas reales, pero, debajo de todo el «hype» de la blockchains publicas existen problemas.

Escalabilidad y Volatilidad del Crypto: El precio de ejecutar contratos inteligentes es volátil, en un momento te puede costar 10 centavos y al siguiente 2 dólares, esto pasa porque el precio depende de la congestión del blockchain que se esté usando, además el precio de ejecutar los contratos está atado al precio de la crypto moneda, los grandes cambios de esta también afectan el precio final.

Privacidad: Los blockchain públicos y los datos sensibles no están hechos en el cielo.

Expectativa de vida: Es el viejo Oeste. Nadie sabe si el blockchain seleccionado para tu producto sobrevira en 5 años, y si desaparece, tus datos también, y tu producto es historia.

Al final, no puedes asegurar un costo fijo a tu clientes, sin cobrarles mucho o firmado clausulas gatillo, los datos privados y sensibles son un campo minado, y no les puedes asegurar que todo estará fenómeno en 5 años.

La Solución de Block M3

Nuestro stack es agnóstico de blockchain, en tiempo real, dinámicamente cambiamos de blockchain dependiendo del costo y la velocidad. De esta manera podemos llegar a un velocidad y costo deseable. Le llamamos Cascada de Blockchains.

En nuestros productos los datos privados pueden ser encriptados antes de guardarlos en la cadena, las llaves pueden ser guardadas en cualquier país a elección, con o son expiración. De esta manera cumplimos las normas europeas GDPR, en espíritu “datos dentro de fronteras” y el derecho al olvido.

Los datos privados también pueden ser guardados en cualquier país a elección, hasheados y ese hash guardarlo de la cadena. (Para países que no tengan alguna legislación de los datos privados en los blockchain públicos).

Ya repartimos el riesgo de que una blockchain deje de existir, al usar varias. Pero aparte, reservamos parte del precio de producto en caso de esta singularidad. En caso de que deje de existir, sacamos ese blockchain de nuestro stack, y, con esa reserva re-emitimos todos los datos en una blockchain viva.